SE VA FORMANDO UN PEQUEÑO PUEBLO

Pasado un tiempo se fue estableciendo el Administrador de la Colonia, el Juez de Paz, los proveedores de mercaderías, el boliche que servía de templo cuando venía el cura y otras casas más fueron dando forma a un pequeño pueblo, en aquellas soledades...

Trabajo duro el de los primeros colonosEl primer conglomerado de casas que fue dando origen al pueblo de Emilia se asentó a orillas del Salado, aproximadamente en la zona donde hoy se emplaza el puente hacia el sur. A favor de esta opinión concurre el testimonio del Inspector Alejo Peyret. “Encuéntrase la Estancia Grande en el terreno de la colonia Emilia, pero en diciembre de 1869, en momentos de nuestra visita, sólo había una casa aislada en medio del campo. Las primeras concesiones habitadas y cultivadas de la colonia estaban un cuarto de legua más adelante de la orilla del Salado, y el edificio de la administración, una casa de madera bastante grande, pero poco cómoda, estaba situada en los extremos del terreno, lo más cerca posible del río. Aún al principio se le había puesto a la orilla del río, pero una creciente había obligado a los fundadores a retroceder algo. Este es un paraje encantador como sitio en medio de la selva: se divisa el agua blanca del Salado que va brillando entre los árboles negros: más adelante la vista vuelve a extenderse sobre la planicie elevada que se encuentra al otro lado del río.

Y fue el Sr. Tripoti, primer Administrador de la Colonia, el que resolvió el primer traslado del pueblo a la concesión Nº 43, próximo al actual límite con Cabal, que estaba cercana al camino real. En el plano del Agrimensor Sr. Aguirre de 1887 ese punto figura sombreado ¿como marcando el antiguo asentamiento?. Entonces allí se da el segundo asentamiento del pueblo. Y el Inspector Wilcken en un párrafo nos cuenta que “Buscando el medio de poner la colonia al abrigo de tan grave peligro, el administrador Sr. Tripoti, tuvo la ocurrencia peregrina de establecerla en el centro de los mismos bosques...”. Asimismo, cerca de ese segundo pueblo estaba ubicado el cementerio Católico, el primero de la provincia en su tipo, del que hoy se conservan algunas cruces bajo un grupo de paraísos.

De estos datos se concluye que el segundo asentamiento estaba ubicado a unos 5.000 metros del actual emplazamiento. El Inspector Larguía agrega “Hay en esta colonia una capilla provisoria y se está construyendo en el nuevo pueblo una iglesia con suficiente capacidad.”. Y la tradición oral que todavía se conserva recuerda que en ese segundo poblado había un galpón que hacía de capilla. “Allí había un boliche atendido por Don Francisco Noseda, el que se arreglaba para la misa que oficiaba el Cura de Esperanza cuando visitaba la Colonia” nos cuenta Agustín Lazzaroni. Y Wilcken agrega “No hay todavía Iglesia; pero no carece por eso de los auxilios de la religión. El Teniente cura de la Esperanza va de tiempo en tiempo a prestarlos y decir misa. Y cada vez que tal acontece, erígese provisoriamente adornando como capilla, un depósito de grano que, no carece de decencia así preparado.”